Tajine, todo el sabor de Marruecos en nuestras mesas

IV Encuentro Internacional del Diálogo de Civilizaciones
Mayo 8, 2011
Marrakech: La Ciudad Roja
Agosto 27, 2016
Mostrar todo

Tajine, todo el sabor de Marruecos en nuestras mesas

Si hablamos de Marruecos y sus tradiciones no debemos dejar de mencionar su riqueza gastronómica. La diversidad de especias que confluyen en cada plato de la cocina marroquí, te promete una fiesta de sensaciones y sabores en nuestros paladares.

Uno de los platos característicos, y que forma parte esencial de la tradición de este país rojo, es el Tajine, recipiente para cocinar fabricado en barro cocido y compuesto por un plato hondo y una tapa de forma cónica.

De la misma forma como el tajine es una vasija de cocina, el popular guiso que en él se prepara recibe el mismo nombre que tiene este implemento. Tal como ocurre con otros utensilios de cocina que dan también nombre a los platos preparados en ellos.

La cocina en el tajine (se pronuncia tayín) es icónica de Marruecos y otros países del Magreb. Se caracteriza por una cocción muy lenta, originada por el diseño del tajine, que gracias a su particular forma permite repartir el calor por su interior de forma eficiente, con un menor gasto energético.

La tapa cónica que posee hace que el vapor de agua que se origina en la cocción permanezca en el interior del recipiente, por lo que los alimentos se mantienen en contacto con el vapor y así conservan mejor sus propiedades y características organolépticas principales.

Cómo curar un tajine antes de cocinar

Al igual que cualquier otro recipiente de barro, el tajin necesita prepararse antes de ser usado por primera vez. Esto, para asegurarnos que podrá ser utilizado muchas veces sin que los cambios de temperatura afecten su composición y pueda agrietarse.

A este proceso se le llama curado y existen variadas formas de realizarse. La forma más recomendable es por inmersión en agua y horneado, donde el tajine se deja sumergido en líquido durante seis u ocho horas, o toda la noche cubierto de agua. Luego de ese tiempo, se debe tirar el agua y untarlo con aceite de oliva, tanto el recipiente como la tapa cónica.

Una vez untado el aceite, se introduce al horno (sin precalentar) y se pone a 160º dejando que se hornee durante una hora. Después se apaga el horno y se deja que el tajine se enfríe adentro.

¡Y ya está listo para ser usado!

Los tipos de Tajine

Existe muchas formas de cocinar este tradicional plato del norte de África. Uno de ellos y el más tradicional es a partir de la carne de cordero, pero también puede realizarse con vacuno, pollo y hasta verduras, pero lo importante es que la cocción se realice en el característico recipiente Tajine.

Los ingredientes puedes variar sustancialmente, especialmente en el empleo de especias, pero el sabor de la preparación que le da el recipiente de barro hace, sin duda, de este plato una preparación tan única como sabrosa.

¡Anímate a probarlo para llevar un trozo de Marruecos a nuestras mesas!